domingo, diciembre 24, 2006

AY LA NAVIDAD
Le di un beso en los labios y se sorprendió a pesar de su imparable llanto,
y eso que su marido estaba al costado,
pararon las lágrimas y me miró más
fijamente a los ojos, y se dio cuenta
que también yo la quería,
este amor tal vez muera con la tumba pero mientras vivamos seguirá ahí
en la cercanía y la lejanía,
esta fecha trae consigo esta fusión,
bueno pues "feliz navidad madre"
aunque yo ni me la crea
por lo menos tú sí lo crees
y eso ya es suficiente...


Nazaret